El refrigerante tiene la particularidad de que sólo hierve por encima de los 100°C y, para congelarse, las temperaturas deben ser muy bajas. Su función principal es, por lo tanto, mantener constante la temperatura del motor, evitando el sobrecalentamiento pero también evitando que el agua se congele. Este refrigerante a veces se llama líquido anticongelante El nombre de refrigerante se utiliza en el nombre del producto, pero este nombre no es apropiado. Lleva al radiador las calorías producidas en exceso por el motor y que éste no puede evacuar de forma autónoma. Pero también sirve para limitar los riesgos de oxidación y depósitos calcáreos en el circuito. Por lo tanto, juega un papel vital en el buen funcionamiento del motor.