– Coloque la trona en el suelo sobre una superficie plana, y asegúrese de que su hijo no pueda empujar sobre sus piernas mientras se apoya en un mueble, un taburete o una mesa por ejemplo Ate el arnés tan pronto como ponga a su hijo en su lugar – Nunca deje a su hijo sin la supervisión de un adulto. Si tienes que salir de la habitación, aunque sea por un momento, llévatelo contigo. La comida está lista, también tienes los cubiertos adecuados y un babero suave y lavable… ¡Estás listo!